Crea carestía la falta de control de precios en Nuevo Laredo | MEGA RED LATINA

Crea carestía la falta de control de precios en Nuevo Laredo

       Por Javier Claudio
 
NUEVO LAREDO, TAM.- La falta de control y verificación de precios, sería la razón principal de la carestía que se refleja en diversos productos en los mercados y tiendas de autoservicio, según observación del público consumidor.          
El alza en distintos artículos, derivada en gran parte también de los aumentos a los precios de la gasolina y la especulación en la cotización del Peso frente al dólar, tiene un claro reflejo en la diferencia que encuentra el consumidor en tiendas departamentales.  
            Uno de los censores más importante es el de la industria restaurantera, donde los productos de elaboración aparecen con aumentos agresivos de hasta un 50 por ciento en sus precios, comparativamente a los registrados apenas en diciembre pasado.
            Enrique Salinas, propietario de un reconocido restaurante, señaló que los incrementos en los precios han sido drásticos en distintos productos básicos, hasta alcanzar sobre el 40 por ciento, esto mayormente si se considera que apenas aplican al iniciar el año 
            “Se sobreentiende que toda esta serie de aumentos es efecto del gasolinazo apenas entrando el año, no sin enfrentar la especulación en precios por igual y es entonces que se requiere de una mayor vigilancia de autoridades de Profeco”, comentó.
            Productos básico para atender su negocio de restaurante como es el aguacate, dijo, tiene un costo la rejilla en algunos comercios por encima delos 600  pesos, toda vez que apenas en diciembre estaba ofreciéndose en 285 pesos.
            Caso especial sería el costo del tomate, que de 240 pesos bajó a 180, pero que por igual es efecto de la especulación, como el aguacate que según podría bajar al ser bloqueadas 100 toneladas para exportación a los Estados Unidos.
            Otros productos básico para la cocina restaurantera, fueron citados por Enrique Salinas, como es el precio de la cebolla, que pasó de 12 a 26 pesos el kilogramo y el limón de 260 a 500 pesos la rejilla.