Los Guzmán, un imperio del Distrito 02 de Veracruz que debe caer en este proceso electoral | MEGA RED LATINA

Los Guzmán, un imperio del Distrito 02 de Veracruz que debe caer en este proceso electoral

Joaquín Guzmán Avilés y su familia, se han apoderado del Distrito de Tantoyuca desde hace algunas décadas al mas puro estilo cacicazgo, deteniendo el progreso de la región.


Por: Tomás Carrera

TANTOYUCA, VER.- En la gran “Perla de la Huasteca” un municipio con un alto porcentaje de población indígena el poder político ha sido una herencia familiar que radica en una sola familia “Los Guzmán Avilés” que a costillas del pueblo Huasteco por muchos años, han logrado amasar una gran fortuna.

Joaquín Guzmán Avilés “El Chapito” es el gran político de la acaudalada familia quien en la actualidad funge como secretario Sedarpa, en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, su hermana Rosario Guzmán en la senaduría por Veracruz, Amado Guzmán Avilés alcalde por Tantoyuca, su hijo Amado Guzmán Salazar Jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Uno con base en Pánuco y el ex alcalde Jesús Guzmán Avilés, candidato a la diputación federal por el distrito 02 abanderado por la coalición PAN- PRD y MC., a que bonita familia que a formado todo un imperio que debe caer en estas elecciones.

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, tiene que saber que ya el pueblo de Tantoyuca, no puede seguir sometido a una sola familia, la mayoría de los ciudadanos ya están hasta el hartazgo de que siempre son los mismos y solo aquellos que por algún beneficio personal abogan aún por ellos, pues los Guzmán Avilés, no representan más que el caciquismo político que han fincado por cerca de dos décadas.

Para memorizar los auténticos Huastecos, afirman que Don Joaquín Guzmán Avilés, es el viejo cacique del pueblo, dos veces alcalde y una vez diputado local en el congreso del Estado de Veracruz y hoy flamante secretario de Sedarpa en el gobierno Yunista.

Su hermana Rosario Guzmán senadora por el estado de Veracruz, su hermano Jesús Guzmán Avilés (Chucho) actual candidato de la coalición PAN- PRD- MC , por el distrito de Tantoyuca toda una familia en el poder.

Amado Guzmán Avilés, alcalde de Tantoyuca que brinda un trato déspota a la ciudadanía y su hijo Amado Guzmán Salazar (junior) que está de Jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Uno con base en Pánuco, quien es todo un neófito de su cargo y que tiene todo un desbarajuste en su oficina ante la falta de conocimiento, pues el cargo le llegó por pura recomendación de su tío el “Chapito”.

Hoy “Chucho Guzmán” pretende el voto de los ciudadanos mediante engaños y el pueblo está hasta el hartazgo, ni con despensas, ni apoyos económicos podrá convencer a los ciudadanos que ya no quieren saber más de los “Guzmán Avilés” porque a lo largo de cerca de dos décadas siguen siendo los caciques del pueblo y solo aquellos que tienen chamba en el Ayuntamiento de Tantoyuca o que han sido beneficiados directamente, siguen a los Guzmán Avilés, todo un caciquismo en la Huasteca del norte de Veracruz.

Los Guzmán Avilés, han gobernado por cerca de dos décadas y hoy su gente está despertando, porque ya no pueden permitir más caciquismo político en Tantoyuca, y en estas elecciones los Tantoyuquenses van a decidir si quieren más de lo mismo o tumban el caciquismo de los Guzmán Avilés.

El alcalde de Tantoyuca, Amado Guzmán Avilés, el más duro de carácter en la familia se ha transformado a pocos meses de la nueva gestión en un verdadero tirano, una persona déspota que trata con la punta de los pies a la gente indígena.

Su hijo Amado Guzmán Salazar un ” Junior” que como jefe de la Jurisdicción Sanitaria no asiste a la dependencia que está en un descuido ante la falta de medicamentos, problemas internos que atrasan los servicios de salud en los hospitales y centros de salud que ante la ineptitud del chamaco y la complacencia de su tío el ” Chapito” Joaquín Guzmán todo está a la deriva.

Ojala que el gobernador del Estado Miguel Ángel Yunes Libares, entienda que solapar más a los Guzmán Avilés en la Huasteca se está viviendo en el paternalismo y el viejo caciquismo político que solo margina el desarrollo del municipio y esta vez los ciudadanos de esta zona van a decidir, si quieren más de lo mismo o derriban este caciquismo político que mantiene a la Perla de la Huasteca en una zona de marginación.