MEGA RED LATINA

Agencia Internacional de Noticias

Trump y Biden oficialmente candidatos presidenciales de EEUU

Tanto el expresidente Donald Trump como el actual mandatario, Joe Biden, se coronaron como candidatos presidenciales en la noche del martes.

MIAMI– El expresidente #DonaldTrump y el actual inquilino de la Casa Blanca, #JoeBiden se convirtieron en la noche del martes en los candidatos presidenciales republicano y demócrata, respectivamente.

Antes de las 10:00 de la noche Biden se llevaba el galardón de candidato demócrata por la reelección, mientras que a Trump le restaban unos 60 delegados a esa hora para declararse contrincante oficial de Joe Biden.

Una hora después, Trump ganaba los representantes suficientes para la candidatura presidencial republicana con 1.220 delegados.

Ambos, sin rival de obstáculo, vencieron en los cuatro estados en disputa: Georgia, el estado de Washington, Mississippi y Hawai.

El expresidente era el único republicano en la carrera para los comicios de noviembre después de eliminar a la competencia (una decena de candidatos) durante los últimos meses.

Su última rival, Nikki Haley, tiró la toalla el pasado 6 de marzo.

Este martes, al igual que el llamado Supermartes, fueron decisivos para la batalla presidencial de noviembre de 2024 con la revancha -por primera vez desde 1912- entre dos presidentes estadounidenses.

Trump necesitaba 137 delegados de los 1.215 necesarios para ganar la nominación del Partido Republicano. Hubo 161 delegados republicanos en juego este martes.

Biden llegó con 102 delegados menos de los 1.968 necesarios para convertirse formalmente en el candidato presidencial demócrata. Hubo 254 delegados demócratas en juego en Georgia, Mississippi y el estado de Washington.

Las primarias presidenciales comenzaron el 15 de enero en Iowa para los republicanos y el 3 de febrero en Carolina del Sur para los demócratas.

MAGA y Trump pide debates.

Bajo el más insólito acoso político en la historia de Estados Unidos y con cuatro procesos judiciales pendientes, el presidente estadounidense número 45 se alzó como el gran protagonista en el llamado Supermartes de las elecciones primarias de 2024.

«¡Gracias – MAGA!», escribió Trump en su plataforma Truth Social, utilizando el acrónimo de su lema «Make America Great Again» («Hagamos a Estados Unidos grande otra vez»).

El denominado Supermartes llegó para el exmandatario con la importante decisión unánime de la La Corte Suprema de Estados Unidos que lo restableció en las boletas primarias presidenciales de 2024.

A escasos ocho meses de las elecciones generales, Trump y Biden han intensificado sus campañas electorales desde sus perspectivas y sus enfoques sobre economía, inmigración y política exterior, los tres temas que puntean en las últimas encuestas nacionales.

El expresidente y candidato republicano a las elecciones presidenciales, Donald Trump, retó a debatir a su contrincante demócrata «cuando sea y donde sea».

«Es importante, por el bien de nuestro país, que Joe Biden y yo debatamos temas vitales para Estados Unidos y el pueblo estadounidense», escribió el expresidente en su red Truth Social.

«Por eso llamo a que se realicen debates cuando sea, donde sea, en el lugar que sea», aseguró el exmandatario.

Menos en dos estados, Vermont y el Distrito de Columbia, Trump ganó con amplia facilidad todos los estados que realizaron sus primarias por calendario hasta este martes.

Trump además se convirtió en el primer precandidato presidencial republicano en ganar los dos caucus en Iowa y New Hampshire. No sólo hizo historia, sino que sus triunfos fueron demoledores con un margen sorprendente.

La extrema izquierda, que ha intentado por todos los medios destruir al exmandatario, se encuentra bajo el gran síndrome de la frustración. El tren del conservador avanza contra todos los vientos y obstáculos en el camino. Y suma victorias. Pero más allá de su inquebrantable actitud, su liderazgo se mantiene como una roca.

Ahora la campaña del exmandatario hará hincapié seguramente en los votantes independientes en quienes votaron en su contra en las primarias.

Biden, por su parte, tiene un sendero mucho más abrupto que en 2020 y deberá responder, si es que lo hace, a todas las crisis que ha creado en sus tres años de mandato.

Esta vez, en la revancha con Trump, Biden tiene todas las cartas para perder, con o sin dudas sobre el proceso electoral.

Inmigración, economía y política exterior son los temas clave para los electores. Ninguno de los tres le favorece, y la mayoría de los estadounidenses desaprueba el trabajo de Biden en Washington en un 70%.

Con esos mismos temas, Trump ganó a la Oficina Oval en 2016 y en el 2020 muchos votaron contra la personalidad de Trump con la influencia de las campañas de descrédito de los demócratas y de la gran prensa de izquierda. Biden, en ese entonces, era la expectativa y lo avalaban sus sombras en el cargo de vicepresidente durante el gobierno de Barack Obama.

Biden: deteriorada salud mental.

Biden se encuentra bajo el constante escrutinio público, después de graves errores mentales en público y luego de un informe de un informe publicado en febrero en el cual el fiscal especial Robert Hur, designado por el jefe del Departamento de Justicia de Biden, Merrick Garland, para investigar el caso de cientos de documentos clasificados y ultrasecretos en varias propiedades de Biden, concluyó que «no se justificaban cargos penales en este asunto». Pero describió a Biden, de 81 años, como un «anciano de con una deficiente memoria».

En el documento Hur resaltó que Biden no pudo decir ni la fecha en que fue vicepresidente en el gobierno de Barack Obama ni la fecha de muerte de su hijo.

El fiscal especial Robert Hur, durante cuatro horas de declaraciones ante la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, ratificó con firmeza las conclusiones de su informe de 345 páginas en las que cuestionó la edad y la capacidad mental del mandatario de 81 años, pero recomendó que no se presentaran cargos en su contra.

«Mi equipo y yo llevamos a cabo una investigación exhaustiva e independiente» e «identificamos evidencias de que el Presidente retuvo intencionalmente material clasificado después del final de su vicepresidencia cuando era un ciudadano privado», resumió Hur ante dos comisiones de la Cámara de Representantes.

El fiscal especial fue nombrado en 2023 por el secretario de Justicia, Merrick Garland, tras el hallazgo en 2022 de cientos de documentos clasificados y ultrasecretos en varias de sus propiedades, entre ellas una casa en Wilmington, Delaware (noreste) y en una antigua oficina.

Biden fue vicepresidente de Barack Obama de 2009 a 2017.

Los republicanos han denunciado con severidad que Biden ha recibido un trato preferencial de su propio Departamento de Justicia y que Trump es injustamente víctima de los fiscales que dirige el designado por Biden, Merrick Garland. A esta situación los conservadores han denominado la «Justicia de dos niveles».

En cuanto a economía y salvo raras excepciones, la gran mayoría de las medidas de Biden lo único que han traído son crisis: Crisis bancaria, crisis inflacionaria, crisis de suministros, crisis de mano de obra, crisis hipotecaria, crisis migratoria y de seguridad nacional; crisis de deuda pública, crisis de déficit comercial (récord en 2021 y 2022), crisis en el Congreso, crisis de tráfico de fentanilo y drogas sintéticas, crisis internacional y aumento sustancial de la extrema violencia en la mayoría de los estados gobernados por la izquierda y la extrema izquierda.

La impopularidad.

Como un adelanto de lo que está por venir, Trump hizo una jugada estratégica a Joe Biden en plena campaña electoral y le dio casi un jaque mate con parte del voto de los jóvenes al declararse contrario a la prohibición de la plataforma TikTok en Estados Unidos, una posición contraria a la del actual jefe de Estado estadounidense, dispuesto a apoyar una iniciativa que amenaza a la red social.

«Lo que me disgusta es que sin TikTok harán que crezca Facebook, que para mí es un enemigo del pueblo, al igual que otros medios», declaró el único candidato en carrera por la nominación del Partido Republicano para las elecciones presidenciales del 5 de noviembre, durante una entrevista con la cadena televisiva CNBC.

Se trata de un cambio radical de postura para el exmandatario (2017-2021), quien emitió un decreto en agosto de 2020 para prohibir el uso de TikTok en Estados Unidos, por amenazas para la seguridad nacional, debido a la posible mano del régimen de China en el control de la red.

A diferencia de 2020, la popularidad de Biden se encuentra en niveles ínfimos por debajo del 40% en algunas encuestas y del 30% en otras. Millones de estadounidenses se encuentran obstinados por una histórica alta inflación por tres años, lo que ha desmoronado la capacidad adquisitiva de las familias estadounidenses.

Por el otro lado se encuentra el caos migratorio con la desastrosa política de «Puertas Abiertas» que ha derivado en un grave problemas para la seguridad nacional con el arribo de más de 8 millones de inmigrantes, entre ellos decenas de miles de delincuentes, miembros de bandas criminales reconocidas como el Tren de Aragua en Venezuela.

Las acciones de Biden también han causado un incremento de más del 40% del tráfico de fentanilo en la frontera sur y otras potentes drogas sintéticas que superan con creces los efectos de la heroína y la cocaína. Además, han disparado el tráfico de personas y las ganancias del crimen organizado que opera en México y en territorio de EEUU.

Por las razones anteriores, los republicanos en la Cámara de Representantes y del Senado han dicho «Basta» y exigen con firmeza a Biden el cierre de la frontera sur junto a un paquete de medidas restrictivas que los demócratas y la Casa Blanca, bajo la influencia directa del radicalismo de izquierda, se niegan a cumplir.

FUENTE: Con información de AP y AFP.